Johnny Deep resucita a Hunter S. Thompson

 

Johnny Depp es un mitómano. El actor confesó que se inspiró en Keith Richards, uno de sus ídolos musicales, para su papel de Jack Sparrow (`Piratas del Mar Caribe´). Él fue también el máximo responsable de la aparición del Rolling Stones en la tercera entrega`Piratas del caribe: En el fin del mundo´. No contento con ello, Depp dirige un documental sobre el mítico músico. Es un ejemplo más de lo que Deep hace por aquellos a los que admira.

Similar al proceso seguido con Richards, a medio camino entre la mitificación y la amistad, fue el que experimentó Depp con el escritor Hunter S. Thompson. Ambos intimaron durante la preparación de la adaptación cinematográfica de Miedo y asco en las Vegas, el texto clave dentro del denominado periodismo Gonzo, donde Thompson patentaba una particular manera de escribir en la que el periodista se implicaba activamente y el contexto terminaba siendo tan importante o más que el hecho en sí mismo.

Depp consiguió el papel en la versión cinematográfica dirigida por Terry Gilliam después de entrevistarse con Thompson, que consideró que era el intérprete ideal para el papel.

Los diferentes encuentros que ambos tuvieron para preparar el personaje principal – el propio Thompson en su juventud – y la donación de varios objetos personales que el escritor prestó para el filme permitieron que el actor se convirtiera casi literalmente en el periodista.

El intérprete aprovecho la oportunidad y realizó un excelente trabajo en el papel de reportero que acude a Las Vegas para cubrir una carrera de coches y termina haciendo todo menos escribir sobre ese campeonato. La identificación de la estrella de Hollywood con su modelo fue tal que el actor tardó varios meses en desprenderse totalmente del personaje. La otra consecuencia de este rodaje fue la gran amistad que se fraguó entre el actor y Thompson.

Tan fuerte fue el vínculo que surgió entre ambos que el propio Depp pagó el singular funeral de su amigo. Respetando los deseos del escritor, el intérprete organizó un acto de despedida verdaderamente inusual, donde las cenizas del periodista fueron esparcidas en un peculiar montaje pirotécnico.

Posteriormente, el propio actor, como muestra de su devoción por el reportero, ha llegado a comprar algunos objetos personales del escritor y no ha dudado en participar en gran parte de los actos dedicados a honrar su memoria. Claro está, las obras cinematográficas no han estado excluidas.

La primera gran aportación de Depp al conocimiento de la obra y vida del escritor es el documental Gonzo. Vida y hazañas del Dr. Hunter S. Thompson, que en España acaba de editar Versus Entertainment. En esta cinta, la estrella de cine se encarga de una narración que dota de cohesión a todo el largometraje. A través de numeroso material de archivo, entrevistas con aquellos que le conocieron y fragmentos de películas basadas en algunas de sus obras, el director Alex Gibney nos dibuja a un Hunter S. Thompson lleno de luces y sombras.

Hay aquí espacio para el atrevimiento, la genialidad y las inevitables muestras de talento, pero también para aspectos menos agradables, como su pasión por las armas, sus excesos con las drogas o el largo declive artístico y personal que el periodista sufrió desde mediados de los setenta hasta casi los comienzos del segundo milenio, cuando conoció a su segunda mujer. Un breve respiro vital que, sin embargo, no evitó que Thompson se quitara la vida en febrero de 2005.

Como ya hiciera en Miedo y asco en Las Vegas, y quizá en otro acto de homenaje a su colega fallecido, Depp vuelve a protagonizar otra adaptación de Thompson, El diario del Ron. En ella, el actor interpreta a Paul Kemp, un periodista alcohólico y aspirante a novelista que se instala en el turbulento Puerto Rico de los 50.

Como se puede ver, y hasta en una obra de ficción como ésta, la única novela del escritor, Thompson volvía a incluir elementos que estaban presentes en una vida que casi siempre circuló por sendas alejadas de la moral burguesa imperante. Unos caminos que Johnny Depp, siempre dispuesto a interpretar a outsiders y malditos, ha estado dispuesto a transitar. Sobre todo si, además, se trata de un amigo íntimo como el periodista americano.

Reportaje de @jvallejoheran para coveritmedia.com

 

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.