Un director perfecto para Los Vengadores

Joss Whedon es el director perfecto para encargarse de la versión cinematográfica de `Los Vengadores´. Guionista de cómics y responsable de series de culto como `Buffy cazavampiros´, el realizador es un experto conocedor de los personajes de la editorial Marvel y tiene una larga trayectoria en el ámbito de la ciencia-ficción y lo fantástico como para saber cuáles son los intereses de los aficionados al género.

Esa pasión por aquello que cuenta es patente en su particular visión cinematográfica del grupo de superhéroes formado por Capitán América, Iron Man, Hulk, Ojo de Halcón y La Viuda Negra. Whedon sabe imprimir humor y carisma a cada uno de los personajes para contentar a los seguidores de los blockbusters.

A la vez, conoce lo suficientemente bien el universo de los superhéroes como para conseguir que los seguidores de los tebeos no se sientan defraudados. Quizás el único lastre que tiene Los Vengadores como película de género sea la cantidad de tramas que se acumulan en su metraje.

Whedon sigue los pasos de Loki, el malvado hermanastro de Thor, que quiere apoderarse de la Tierra. Para conseguirlo utilizará el Tesaracto, un poderoso cubo cósmico. Con el peculiar artilugio entre sus manos, el dios pretende que el planeta sea invadido por un ejército de criaturas monstruosas.

Nick Furia intentará evitarlo convocando a un grupo de superhéroes formado por Capitán América, Iron Man, Hulk, Ojo de Halcón y La Viuda Negra.

El realizador norteamericano no se conforma con mostrarnos la batalla entre las fuerzas del bien y del mal. El creador de Buffy Cazavampiros intenta también cerrar en cierta medida algunas de las tramas que se abrieron en las cintas dedicadas a Thor y El Capitán América, y procura que personajes muy secundarios en otras adaptaciones de personajes Marvel como Ojo de Halcón, La Viuda Negra o el misterioso agente Coulson tengan también su pequeño espacio.

Ese intento de abarcar demasiado le pasa algo de factura en la primera parte del filme, donde la trama principal parece que se paraliza en favor de las historias secundarias.

No obstante, es un defecto mínimo dentro de una producción que se propone contentar a los seguidores de los cómics, los fans de los blockbusters y algún que otro espectador despistado.

Whedon siente pasión por el mundo Marvel y eso se refleja en una adaptación espléndida en el apartado técnico, aunque también atenta a los personajes y la dirección de actores.

En este aspecto, el interpretativo, vuelve a sobresalir Robert Downey Jr, que parece nacido para interpretar al irónico Tony Stark, y Samuel L. Jackson, que borda el papel de Nick Furia.

Por si fuera poco, a diferencia de la gran mayoría de las películas de acción, el cineasta huye de la moda de utilizar cámaras en constante movimiento y un montaje efectista. Esa es una de las razones por las que las más de dos horas de Los Vengadores se puedan soportar sin pastillas para el mareo.

Crítica de cine por @JVallejorHeran para @Coveritmedia

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.