Myriam Abdelaziz. Después de ser nombrada en 2009 como uno de los 25 fotógrafos emergentes de Estados Unidos por la Fundación Magenta, decidió regresar a Egipto para investigar sus orígenes y la realidad de la región. Su trabajo traspasa las barreras culturales y busca nexos de unión entre las distintas culturas.