La pianista que pone fin a los prejuicios sobre la música clásica

Judith Jáuregui (San Sebastián, 1985) siempre tiene una sonrisa dibujada. Es de esas personas que transmite calidez al segundo de sentarte junto a ella. Te envuelve con su forma de expresarse. Se nota que vive dedicada a la importancia de los detalles, de los matices. Además de una de las pianistas españolas de más proyección, Jáuregui es una valiente. Con 27 años, después de intentar “ponerle” vaqueros a la música clásica (su manera de acercarla al gran público), publica su segundo disco ‘Para Alicia, inspiración española’ bajo un sello propio, BerliMusic.

Judith Jáuregui

Con sólo 11 años ya te subías ya a un escenario, ¿cómo vivía todo eso esa niña?
Todo era juego para mí, aunque se me vea tan seria [en un vídeo que acaba de rescatar ETB]. Siempre estaba enfadada conmigo misma, porque no lo había hecho lo bien que sabía. Saludaba así [hace el gesto toda tiesa y medio enfurruñada] y mi profesor me echaba unas broncas… Ahora, mi madre, cada vez que me ve, me dice: “Ojalá te viera Lauren lo bien que saludas ahora, lo mucho que has aprendido”. Lo importante es que tienes que saber aceptarte y quedarte con las cosas buenas que han salido del concierto, porque siempre va a ver algo que no funcione. Siempre hay cosas que mejorar , porque eso significa que estamos vivos y estamos mejorando constantemente.

¿Cómo era?
Era una niña super viva y eso lo mantengo. Nunca tuve presión por la música. Estudiaba muy poco. Empecé con cinco años con 20 minutos a la semana y con 11 o 12 no hacía horas al día, aunque es cierto que tenía mucha facilidad. Para mí, subirme a un escenario era jugar y me acuerdo que me conocían, porque era la que jugaba por todas las escaleras, la que jugaba al diábolo…

¿Cómo te describirías ahora?
Ahora soy mucho más consciente de todo. En ese momento, tienes esa inocencia y esa pureza fuera de prejuicios que te hace ver las cosas de manera muy limpia. He pretendido siempre mantener ese espíritu. Al final, queda la esencia: esas ganas de vivir, de disfrutar, de pasármelo bien… Queda también esa autoexigencia tremenda, esa autocrítica y la curiosidad.

¿Qué supuso grabar tu primer disco?
Es cierto que el disco de Schumann me abrió muchas puertas, porque aunque un disco hoy en día no da dinero sí es una gran tarjeta de presentación. Es nuestra mejor tarjeta de visita. Mi primer disco de Schumann era muy lo que yo soy y me fue muy bien con ese disco. Esperamos que este segundo sea también una buena tarjeta y se confirme una imagen de pianista con más vertientes que la romántica. La española en este caso. Luego me quedará la clásica con Mozart, la música rusa, la francesa…

Judith Jauregui 2

¿Cuál fue el germen de ‘Para Alicia’?
El homenaje a Alicia de Larrocha. El 90 aniversario de su nacimiento. Primero nació como una idea de concierto, pero después pensé que el proyecto tenía que quedar registrado. Me parecía más redondo si era un segundo disco y así quedaba más plasmado porque el concierto se evapora. Nació por todo lo que representa y porque me parece el momento ideal para agradecerle todo lo que ha hecho por la música española.

¿Qué significa para ti Alicia de Larrocha?
Ha tocado en las mejores salas, nos ha abierto la música a las nuevas generaciones y en general para mí es un referente inmenso como pianista, como artista y como mujer. Significa autoridad, rotundidad y una personalidad arrolladora que conseguía hacer siempre la versión definitiva. Mira que es difícil que una versión tuya sea siempre la versión a la que volver. Es como una montaña, como esa montaña que nunca se mueve y a la que podemos volver cuando estamos perdidos o cuando perdemos la perspectiva.

Y te lanzas entonces a la creación de tu propio sello musical…
Tenía varias propuestas encima de la mesa, pero las condiciones que ofrecen hoy en día las discográficas a un joven músico son muy duras. A lo que obligan y lo que ellos ofrecen a cambio está totalmente desfasado. Entonces decidí tomar mi camino y ser libre, oder decidir, controlar y estar presente en todo ese proceso de creación que tiene un disco. Me ha encantado.

¿De dónde viene BerliMusic?
Berli viene de la palabra libre. He buscado siempre en la vida la libertad. En la música es esencial para que un pianista pueda proyectar el sonido, y de hecho, el principio de una técnica pianística viene de una muñeca libre.

Se nota que le has puesto mucha ilusión…
Sí, he querido cuidar todos los aspectos porque el disco se tiene que presentar de manera atractiva para quien quizás no va a la función de clásica. Lo he intentado hacer con todo mi cariño y todo mi mimo. También toda mi admiración a Alicia y todo mi respeto.

Estás consiguiendo salir en medios de comunicación que normalmente no dedican mucho espacio a la música clásica…
Estoy encantada porque las bandas sonoras se pueden promocionar en espacios y en realidad una sinfonía romántica podría ser perfectamente una banda sonora. Lo que la aleja a la gente de a pie que no va a los auditorios es el término clásica. Yo siempre defiendo que la música sea clásica, sea pop, rock.. está hecha para disfrutarla y para dejarse llevar. Entonces agradezco que haya espacios que estén dando la oportunidad y creo que no sólo a mí. Ahora hay una generación genial de jóvenes músicos. Somos gente normal, que estamos conectados en las redes sociales y que queremos hablar de nuestro trabajo con libertad y con sencillez.

Actualmente contamos con un nivel de intérpretes altísimo, ¿crees que con todos los recortes al mundo de la cultura, incluso los sonados a las escuelas de música, en unos años pasarán factura?
Tenemos que hacer que no. Tenemos que unir las fuerzas. Ahora mismo los conservatorios superiores cuentan con una calidad de profesorado espectacular. Es verdad que muchos nos hemos ido a estudiar fuera, pero también por la experiencia de vivir fuera y ver otras culturas. Hoy más que nunca nos tenemos que unir, hacer cosas en conjunto y presentar proyectos. Creo que es nuestro momento y que podemos coger la sartén por el mando y en vez de quejarnos, emprender proyectos y llevarlos hasta el final.

Tu intención era ponerle vaqueros a la música clásica…
No es que yo quiera ponerle vaqueros a la música clásica, lo que yo quiero es que la gente se atreva a acercarse a la música. A la música no hay que ponerle nada, pero la manera de presentarla sí la podemos cambiar. Si decir que hay que ponerle vaqueros y que entre todos los jóvenes se los pongamos va a hacer que la gente pierda prejuicios estoy muy orgullosa de pertenecer a ese grupo.

¿Se puede cambiar el estado de ánimo con la música?
Sí, claro que sí. Si ha habido un día muy malo, mi refugio es el momento con mi piano. Mi momento de estudio es mi momento de paz.

¿Qué te da la música?
Sé que es un tópico pero es que la música no es mi trabajo, es mi vida. Cuando decidí el nombre del sello hice una lista de lo que es para mí era la música. Todo en conceptos. Salieron como 15 o 16 palabras. La música me da libertad, me da amor, vida, ilusión, frescura, me hace tan feliz…

Si tuvieras que elegir entre compositores…
Sería muy infiel si tuviera que elegir, pero yo soy muy romántica. Me reconozco mucho en el romanticismo alemán. Más que en un Chopin, me siento más un Brahms o un Schumann. Estoy en casa con ellos. También me siento muy a gusto en el impresionismo francés con Debussy y Ravel y en la música rusa con Scriabin particularmente. Me fascina. Es un compositor todavía por descubrir por el gran público.

Judith Jauregui 3

Tú te puedes refugiar en Alicia o en la música, ¿Qué le dirías a alguien que está pasando un mal momento ahora mismo?
Le sugeriría música siempre, por supuesto, pero lo que hoy no podemos perder es al ser que tenemos al lado. No hay mejor refugio que una música o una conversación con alguien que te inspire o te ayude. Hoy creo que la unión y el apoyo es más importante que nunca.

¿Algún proyecto nuevo en mente?
Tengo conciertos para presentar el disco y también otros programados fuera de los que es ‘Para Alicia’ para esta temporada y para la siguiente. Sí que tengo algo en la cabeza que me apetecería… Pero estoy intentado parar porque quiero disfrutar. Cuando has pasado tanto tiempo dedicada a algo y ha nacido, no te das cuenta, y quiero darme cuenta.

Un deseo…
Muchos. Uno es que la gente reciba este proyecto con todo el cariño que he puesto. Ahora mismo estoy con ‘Para Alicia’ y ese sería mi mayor deseo. El siguiente es que todo siga yendo así.

Siendo tan importante la libertad para ti, ¿te sientes libre?
Sí, precisamente con este proyecto y con mi carrera ahora mismo me siento libre. La libertad también hay que perseguirla, lucharla y ganársela en muchas ocasiones. Me siento libre, afortunada y muy ilusionada. | Entrevista por Ylenia Álvarez para Coveritmedia

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.