Juan Carlos Maneglia 7 Cajas

Maneglia y Schémbori reivindican el carácter paraguayo de 7 Cajas

Un thriller con carretillas y escaso presupuesto supera a una superproducción estadounidense como Titanic en el ranking de películas más taquilleras de Paraguay. Ese es uno de los hitos alcanzados por 7 Cajas, la película dirigida por Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, que consiguió el Premio de la Juventud en el pasado Festival de San Sebastián.

La pareja de cineastas paraguayos ha adaptado los elementos propios del cine de acción hollywoodiense a la realidad del mercado 4 de la ciudad de Asunción. Allí, seguimos los pasos de un joven carretillero que recibe el encargo de custodiar el misterioso contenido de siete cajas a cambio de 100 dólares.

Sin embargo, su misión se complicará cuando la persona que tenía que realizar su trabajo decida perseguirle para arrebatarle el cargamento y lograr el dinero con el que comprar las medicinas que necesita para curar a su hijo pequeño.

Persecuciones, comedia y algunos apuntes de crítica social se dan cita en este thriller, que reivindica su procedencia paraguaya. La pareja de cineastas ha decidido darle un inequívoco sabor local al rodarlo en yopará, mezcla de lengua guaraní y castellano que hablan los trabajadores del mercado. La cinta capta también la idiosincrasia del país latinoamericano.

Juan Carlos Maneglia 7 Cajas

“La película tiene humor, acción y una historia de amor. Todo está mezclado, como ocurre con los paraguayos, que son capaces de contar un chiste en un velorio. Somos muy especiales y tratamos que ‘7 cajas’ lo refleje”, explica Juan Carlos Maneglia.