Najwa Nimri apuesta por la indietrónica

Najwa Nimri vuelve a los orígenes de su carrera musical en solitario con `Donde rugen los volcanes´, su nuevo álbum. Después de experimentar con sonidos más orgánicos en `El último primate´, la cantante y actriz regresa a la electrónica más pura que ha caracterizado gran parte de su trayectoria. Lo hace de la mano de Raúl Santos, uno de sus colaboradores habituales.

El resultado es un trabajo donde la artista se adentra en sonoridades más minimalistas y cercanas a la denominada indietrónica.

Najwa no ha dejado su trabajo en el cine. En los próximos meses la veremos en 10.000 noches en ninguna parte, su nuevo trabajo junto a Ramón Salazar (Piedras), y The Wine of Summer, donde comparte pantalla con Elsa Pataky y Sonia Bragas.

 

Entrevista Julio Vallejo | Coveritmedia

Elena Anaya: “No soy la musa de Medem”

Elena Anaya ha dado lo mejor de sí en películas “serias” como `Familia´ o `Lucía y el sexo´. Ahora nos sorprende con `Cuenta atrás´, un thriller francés donde da vida a una mujer embarazada secuestrada por unos criminales. Anaya ganó el Premio Forqué a la mejor actriz y pugna por el Goya 2012 en esta categoría por `La piel que habito´(Pedro Almodóvar).

Mesrine y Cuenta atrás son dos thrillers que has rodado en Francia; ¿por qué tanto cine de acción galo? ¿Te fascina el género?

No lo sé. Ha coincidido. Me fascina el cine francés, aunque hay géneros que me gustan más que éste. De momento, han llegado estos dos proyectos. Tanto Mesrine como Cuenta atrás tenían unos guiones extraordinarios y con un personajes apetecibles y extraordinarios. A pesar de repetir una y otra vez que no hablaba nada francés, fueron los directores los que insistieron que fuera a Francia a rodar.

¿Qué diferencias encuentras a la hora de trabajar para la industria americana o el cine francés y español?

Normalmente, he hecho películas pequeñas en todas partes. Por ejemplo, Habitación en Roma fue una película muy pequeña, sin casi presupuesto, en un único decorado en Argüelles y una única noche de rodaje en Roma. Lo hicimos en condiciones muy precarias. La peli se estrenó y no ha ido bien en taquilla. He hecho otras películas pequeñas en Hollywood que tampoco se han estrenado. En Inglaterra, he hecho una película con Gary Oldman no tan pequeñita que tampoco lo ha hecho por problemas legales entre productores, directores y exhibidores. No se hacen mejores películas fuera de España que aquí. Me parece que en Francia si se defiende más el cine francés que aquí. Se quiere más lo autóctono, lo del lugar. En España parece que si alguien le va bien tiene que ser muy prudente, porque a lo mejor a alguno puede interesarle que no sea así.

¿Qué película crees que te abrió las puertas de Hollywood?

Lo que me llevó a hacer la primera película en Hollywood fue Lucía y el sexo. Esa peli se vio en medio mundo y gustó mucho. Aunque era un personaje pequeñito, la gente se quedó con él.

¿Te sientes musa de Julio Medem?

Medem es un autor con un mundo personal apabullante y muy especial. Yo he tenido la suerte de conocerle, de entenderle muy bien y saber lo que estaba hablando en cada proyecto. Creo que eso es muy importante, porque tienes que encontrar el color exacto de toda su paleta para terminar de contar la historia sin cambiar de tonalidad. Creo que no soy una musa de Medem, aunque se lo tendrías que preguntar a él. Para mí las dos películas que he hecho con él han sido dos retos. No han sido fáciles, sobre todo la segunda, Habitación en Roma, por la fragilidad del personaje y por la cantidad de capas que tiene. Ella parece muy segura de sí misma, aunque según avanza la historia sientes que es un ser quebrado.

¿Qué te queda por hacer en el mundo del cine?

Más adelante, me gustaría mover mis propios proyectos. Ahora leo cosas que me gustaría llevar adelante. Quizá no tenga madera de productora, pero sí me gustaría apoyar a gente de alguna manera.

Has trabajado con Antonio Banderas en La piel que habito. Él es un actor que ha pasado a la producción con su compañía Blue Moon. ¿Cómo ha sido trabajar con él? ¿Le has comentado en alguna ocasión tu propósito de impulsar económicamente tus propios proyectos?

Antonio me parece una de las personas más bellas que he conocido en mi vida. Como compañero, actor y amigo es elegante, digno y responsable como él solo. Me lo he pasado muy bien con él. Es un hombre con un gran sentido del humor y muy cuidadoso. Estoy también muy contenta con Antonio, porque va a producir la próxima película de Gabe Ibáñez, el director de Hierro. Yo he estado un poco de madrina para unirlos a ambos. Comienzan la preproducción en junio.

¿Qué se siente al ser chica Almodóvar por segunda vez?

Se siente una alegría y una satisfacción muy grande al recibir una llamada de un realizador que admiro no sólo como autor, sino también como persona.

 

Entrevista de @jvallejoheran para coveritmedia.com

La escasa presencia en los Goya de Katmandú

“Katmandú, un espejo en el cielo no es un biopic”. Es la frase que Icíar Bollaín no se cansa de repetir cada vez que la prensa le pregunta sobre la fidelidad de su nueva película con `Una maestra en Katmandú´, el libro autobiográfico de la profesora Vicky Subirana que le ha servido como base para su largometraje, `Katmandú, un espejo en el cielo´.

“Me he inspirado en la vida de Vicky, pero no es un documental”, aclara la directora madrileña acerca de su nueva película. Bollaín ha intentado captar “el espíritu” de las peripecias de esa maestra catalana que se fue a Nepal para enseñar a los niños de aquel país asiático.

Una particular odisea que muestra a una protagonista -encarnada por la actriz Verónica Echegui- con una personalidad un tanto ingenua.

“El personaje es un poco naíf-, aunque yo he intentando que la película no lo sea. Montar una escuela con tus ahorros es una cosa muy complicada. La protagonista va encontrándose poco a poco con los problemas”, puntualiza la directora.

Después añade: “Es alguien que no responde a una ideología política determinada, ni pertenece a una organización, ni tiene una motivación religiosa. Se aproxima a todo de una manera personal, casi kamikaze. Ella siente una conexión especial con sus alumnos al haber sido de una manera u otra también una paria. Lo que me parece interesante es cómo se da cuenta que sola no puede hacer todo esto. Tiene inocencia, pero también una energía y una pasión muy bonitas”.

Vicky Subirana, la maestra en la que se inspira el filme, se encuentra “entusiasmada” con la película, aunque se mostrara un tanto escéptica durante el rodaje.

“Vino al rodaje, vio la escuela y nos dijo: Las clases no eran así. Tuve que explicarle que lo que intentaba era captar el espíritu de lo que hacía”, expone la directora de Te doy mis ojos.

Extranjeros por el mundo

Katmandú, un espejo en el cielo continúa, en cierta medida, la propensión de Bollaín a situar a españoles en países extranjeros, una tendencia que inauguró También la lluvia.

Me fascinan los españoles por el mundo. Me encanta encontrármelos y me preguntó qué hacen allí”, reconoce la cineasta. “La gente en un lugar que no es el suyo-prosigue- es muy interesante, porque tiene que enfrentarse a muchas cosas. Por ejemplo, entender nueva cultura y aprender a no juzgarla”.

La realizadora continúa con su punto de vista realista del cine y se aleja conscientemente de la visión esteticista que sobre el Nepal nos mostraron el realizador Bernardo Bertolucci y el director de fotografía Vittorio Storaro en largometrajes como El pequeño Buda.

“Katmandú trata sobre alguien que se encuentra en Nepal y se topa con una realidad. Si la decoras, no será bueno para la película. Si te mantienes más cercano a la realidad, vas a ganar más. El paisaje humano de la película llega incluso más que el natural. Mostrar las caras de la gente tal como son es también algo muy bello”.

Premios Goya

Acostumbrada a ser una de las favoritas en los Premios Goya, Bollaín se muestra satisfecha con las candidaturas a la mejor actriz y mejor guion adaptado a las que opta Katmandú, un espejo en el cielo, aunque le hubiera gustado que se reconociera al filme en alguno de los apartados técnicos. La propia directora explica las razones de su escasa presencia en los galardones.

“Para poder entrar en los Goya hemos hecho un pequeño estreno que ahora se hace el grande. La gente de la Academia ha tenido un montón de pases, pero nunca tienes el mismo eco que cuando estrenas de manera más amplia. Me parece difícil conseguir más candidaturas sin acompañarte de un debut y unas críticas. Ya me doy contenta con dos nominaciones, aunque es una pena que no tenga más, porque hay trabajos superchulos en la peli. Hay una labor de arte y de vestuario muy grande, y te gustaría que la gente que se ha metido contigo en esta aventura tuviera una nominación”, finaliza.

Entrevista por @JVallejoHeran para Coveritmedia

Trueba puede ganar su segundo Oscar

El director Fernando Trueba puede alzarse con su segundo Oscar, después de que su película `Chico y Rita´opte al mejor filme de animación. La cinta de Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando parece tener un largo recorrido. Ya ganó el Goya de animación 2011 y ahora está entre las nominadas en Hollywood. Trueba ya obtuvo su primera estatuilla con `Belle Epoque´ (1992) y pronto viajará de nuevo a Los Ángeles.

En esta entrevista, el cineasta, el ilustrador Javier Mariscal y la actriz cubana Limara Meneses nos desvelan cómo fue la creación de los personajes animados de este filme ambientado en La Habana y Nueva York de los años 40. | Entrevista por Julio Vallejo para Coveritmedia

 

Álex de la Iglesia arremete contra la crisis

“La Chispa de la Vida trata sobre la posibilidad de mantener la dignidad. Es el momento en que dices ‘Perdona pero no’”. Así define Álex de la Iglesia su última película, una historia que gira entorno a un publicista en paro que sufre un percance en las ruinas de un teatro romano, mientras busca el hotel donde pasó la luna de miel junto a su esposa.

El accidente, ocurrido durante la presentación de la restauración del monumento, provoca un gran revuelo político y mediático a escala nacional e internacional.

Un largometraje optimista
Protagonizada por el cómico José Mota y la mexicana Salma Hayek, el largometraje es un alegato contra cierto “positivismo” que nos inunda en estos tiempos de crisis.

“Creo que una de las razones por las que estamos así es porque pensamos que es bueno decir que la botella está medio llena, que si tienes una enfermedad te puedes curar con muchas ganas. Los problemas sólo se solucionan cuando hay respuesta”, explica el cineasta.

“En la película Salma Hayek dice que su marido no hubiera tenido el accidente si ella no le hubiera dicho cada vez que volvía a casa: ‘Tranquilo, cariño, que todo va a ir bien’. Yo creo que hay cosas que no van bien y hay que saberlo para reaccionar a tiempo”, añade.

No obstante, De la Iglesia piensa que el mensaje del filme resulta esperanzador.

“Creo que es muy optimista de alguna manera, porque existen personajes que cambian las cosas. Hay algo que está muy claro. La sociedad no se sostendría si no hubiera personas honestas”, admite.

Después puntualiza: “Es posible que las estructuras que manejan las grandes decisiones estén carcomidas, pero hay un substrato de gente honesta. Creo que de eso trata la película. Hay alguien que para todo, da una patada y rechaza ese comportamiento”.

Este rasgo de integridad lo representan mejor que ningunas las mujeres de La chispa de la vida, especialmente el de la esposa del protagonista al que encarna Salma Hayek.

“Es una ama de casa que lleva una vida normal y cuya misión es hacerle la vida más soportable a su marido. Cuando su esposo va a buscar trabajo, su función es decirle: ‘No te preocupes, mañana vas a volver y todo será maravilloso’. Su marido se vuelve loco por la posibilidad de un mundo mejor que nunca llega. Es entonces cuando toma cartas en el asunto y se pone en contra de todos para salvar la dignidad de su pareja”, apostilla el realizador.

Una película personal
Álex de la Iglesia también se niega a hablar de su última cinta como un trabajo de encargo. Aunque parte de un guión de Randy Feldmand, que contaba la historia de un hombre que tiene un accidente en una obra en construcción buscando el lugar donde pasó la luna de miel, el vasco ha incluido elementos propios.

“La idea de situar la película en un teatro romano es mía, así como el personaje del alcalde o la directora del museo. La familia tampoco tiene mucho que ver con el original. Los personajes que rodean al drama son diferentes. Además, yo quería potenciar que la mujer es la que salva todo”, argumenta el autor de Acción mutante.

Sinde y los Goya
El cineasta, que el año pasado fue una de las grandes perdedoras de los premios Goya con Balada triste de trompeta, no está demasiado disgustado por la escasa presencia de su película en la edición de estos galardones.

Parece contento con que su actriz y actor principales opten a estatuilla, y confiesa que le “hubiera mosqueado mucho que no hubieran nominado a José Mota”.

En su quiniela de los Goya, De la Iglesia apuesta por Enrique Urbizu como ganador, aunque admite que vería con buenos ojos que se lo llevara Pedro Almodóvar, porque, según expresa, “necesitamos darle un premio”.

En cuanto a su postura respecto a la denominada Ley Sinde, el director señala que su opinión no ha variado ostensiblemente en un año.

“Humildemente, como creador, pienso que se necesita una ley, pero no es ésta. Creo que lo más sensato sería empezar desde cero y contar con todos los sectores implicados”, concluye.

Entrevista por @JVallejoHeran | Coveritmedia.

Siempre Nuria

Regueros de parlamentos y aleteos de emociones palpitan en la vida escénica de Nuria Espert. Sus interpretaciones de `Medea´, `Hamlet´ o `Bernarda Alba´ forman parte del acervo de nuestro país. Los jóvenes que se adentran en el oficio de la actuación le guardan veneración y respeto; no en vano, hacia ellos siempre dirige sus consejos. Encendemos las candelas.

El teatro nada contracorriente. En época de crisis, las salas se llenan de público. ¿Por qué ahora los espectadores acuden en tropel al arte escénico?

Esta realidad no la comprendo muy bien. No sé si ha coincidido la crisis con un hartazgo de un cine lleno de efectos especiales. El cine sí está padeciendo una crisis terrorífica que tiene aterrorizados a productores e intérpretes.

¿Los espectadores han redescubierto el teatro como medicina o bálsamo?

Tanto el teatro divertido como el dramático producen un alejamiento de tus problemas y un acercamiento a tu interior, que a la gente le ha venido bien. Lo cierto es que estos dos años de crisis han sido magníficos para el teatro en muchos sentidos, no sólo en la recaudación, sino también en la creación. Ha habido un mayor número de buenos espectáculos…

¿Y existe algún motivo de este resurgir?

Hay muchos factores. No ha ido más gente porque el teatro haya sido mejor, no ha sido mejor porque se sabía que se contaba con más público…. No sé explicarlo muy bien, pero veo un montón de factores que ayudan a explicarlo.

¿No será también que queremos otro tipo de respuestas que huyan de la rapidez, del ajetreo, que nos dejen un poso de reflexión que nos ayude a plantearnos cuestiones diversas?

Sí también, pero no tenemos que olvidarnos del teatro ligero, que ha tenido una subida. No es como en el último período del franquismo en el que sabíamos muy bien lo que el público buscaba. El teatro era una manera de explicar quién era uno y lo que pensaba. Afortunadamente, no es ese el momento. Los espectadores han vuelto por otros motivos, por algo que no ofrece el ocio habitual.

Entrevista de Javier Picos para Coveritmedia.com