Trueba, Rodríguez y Berger optan al Óscar

La Academia de Cine apostó por una mezcla de tradición y riesgo en su terna de películas preseleccionadas para representar a España en la próxima edición de los premios Óscar. `El artista y la modelo´, el nuevo filme de Fernando Trueba, es el valor más seguro del trío de cintas.

Al fin y al cabo, el cineasta madrileño consiguió ya una estatuilla con su popularísima Belle Époque. No hay que olvidar tampoco que, en la pasada edición de los premios, Chico y Rita, una cinta que él dirigió junto a Javier Mariscal y Tono Errando, entró en el grupo de finalistas que optaron al mejor largometraje de animación.

Además, La artista y la modelo cuenta con otro gran nombre que puede ser un imán para los votantes más cinéfilos: Jean-Claude Carrière, un guionista que ha trabajado con grandes del séptimo arte como Luis Buñuel, Michael Haneke o Milos Forman.

La película, rodada en un espléndido blanco negro, tiene también ese toque intimista inequívocamente europeo que tanto gusta a ciertos académicos. El filme sigue las andanzas de un viejo escultor francés que recupera la inspiración y las ganas de vivir gracias a una joven exiliada española que le sirve como modelo.

En la estela de `The Artist´
La versión muda de Blancanieves, dirigida por Pablo Berger, puede parecer la elección más desconcertante del trío, aunque no lo es tanto, si lo analizamos detenidamente.

Recordemos que The Artist, un filme que también evocaba las maneras del cine silente, fue la gran triunfadora de la pasada ceremonia de los premios Óscar. Por otra parte, Blancanieves se ha convertido en uno de los personajes más populares del cine actual.

En el último año, hemos conocido una versión kitsch del cuento, a cargo del colorista Tarsem Singh, y otra más cercana al espíritu de Juego de Tronos que ha dirigido el británico Rupert Sanders.

La adaptación de Berger, donde abunda las mantillas, los toros y los elementos typical spanish, podría llamar la atención de los norteamericanos por su exotismo camp.

Una de policías
La presencia de Grupo 7, el thriller de Alberto Rodríguez, en el trío de candidatas confirma la buena salud del cine de género en España. La cinta, que sigue los pasos de una brigada antidroga en los tiempos previos a la Expo 92 de Sevilla, es un prodigio técnico casi sin parangón en el cine nacional.

El director andaluz demuestra que domina las claves de la puesta en escena y puede mirar de tú a tú a cualquier policíaco norteamericano. Es la apuesta menos obvia, pero también la más valiente de la terna.

No obstante, las tres candidatas son películas cuidadas en el aspecto visual y técnico que ponen de manifiesto la alta calidad de los profesionales del cine español. Sin embargo, solo una nos podrá representar en la próxima edición de los premios Óscar. La elegida se conocerá el próximo 27 de septiembre.

Reportaje de Julio Vallejo para Coveritmedia.

El nuevo Spiderman es más frágil

El trepamuros regresa a la gran pantalla con una nueva franquicia que pretende dar una nueva visión del personaje. El responsable de la primera entrega, `The Amazing Spiderman´, es Marc Webb, un director que sorprendió a la crítica y al público con la comedia `(500) Días juntos´.

El cineasta ha abordado el personaje desde “un tono más naturalista”, según sus palabras durante una reciente visita a Madrid. El realizador prefiere decantarse por los problemas sentimentales de Peter Parker con Gwen Stacy o su relación con su tío Ben, que en su labor como Spiderman o su enfrentamiento con el Lagarto, el álter ego del doctor Connors.

Webb lo consigue en gran parte centrándose en la labor de los actores. Andrew Garfield encarna con sensibilidad a un chaval sorprendido por la aparición de los superpoderes y los cambios propios de la pubertad.

El intérprete norteamericano nunca sobreactúa y parece muy a gusto como el héroe enmascarado. Al fin y al cabo, no es una novedad para él enfundarse el esquijama.

“La primera vez que lo hice tenía tres años y escalaba las paredes de la sala de estar cuando mis padres no estaban”, ha confesado la estrella de Hollywood en un encuentro con los medios de comunicación españoles.

Garfield consigue transmitir a su personaje el “sentimiento de orfandad” que él mismo ha destacado en sus declaraciones a la prensa. El actor logra dar un toque de ingenuidad y fragilidad emocional que podría ser extensible al de cualquier adolescente más o menos sensible.

Igualmente ocurre con la estupenda Emma Stone, en la piel de Gwen Stacy, que convence como jovencita en la pubertad, aunque haya sobrepasado los veinte.

“Intenté volver a ser una adolescente enamorada, así que me moría de vergüenza en las tomas”, ha asegurado su actriz sobre su rol de novia del superhéroe.

En medio de este romance juvenil hay, por supuesto, un hueco para las escenas de acción, aunque queden en un segundo plano. El británico Rhys Ifans consigue dar el ajustado toque atormentado a Curt Connors, ese científico que investiga la regeneración de tejidos y prueba sus teorías en su propio cuerpo mutilado. La mala suerte le convierte, sin embargo, en un gran réptil que causará el pánico en la ciudad de Nueva York.

Sin embargo, su rol como supervillano resulta menos importante que su amistad con los padres fallecidos de Spiderman o su responsabilidad indirecta la transformación de Peter Parker en un héroe con poderes arácnidos.

Es precisamente este buceo en los orígenes del personaje y las razones de la muerte de sus progenitores fallecidos donde la película hace especial hincapié. Nunca antes en la pantalla habíamos visto a la madre y el padre de Peter. Ahora sabemos que su muerte en un accidente de avión pudo ser provocado por intereses empresariales.

Es precisamente este interés por abordar de una manera más elaborada las raíces de Peter Parker junto al tono más adolescente y romántico el que diferencia a la cinta de Webb de las películas sobre el personaje de Sam Raimi.

El director de Posesión infernal prefirió apostar más por la acción y el humor que por Peter Parker como personaje, que siempre quedó en un segundo termino ante el superhéroe.

Webb, por el contrario, se decanta por la faceta más humana del trepamuros y nos ofrece una historia de amor adolescente con toques amargos más cercana a (500) días juntos, su anterior largometraje, que al despliegue de acción y efectos especiales al que estamos acostumbrados en la mayoría de las adaptaciones de lo cómics de Marvel y DC.

Quizá no logre la fluidez y gracia de Spiderman 2, la mejor película sobre el hombre araña, aunque esté por encima de las otros dos largometrajes que completaron la primera trilogía cinematográfica del superhéroe.

Crítica por Julio Vallejo Herán | Coveritmedia

Najwa Nimri apuesta por la indietrónica

Najwa Nimri vuelve a los orígenes de su carrera musical en solitario con `Donde rugen los volcanes´, su nuevo álbum. Después de experimentar con sonidos más orgánicos en `El último primate´, la cantante y actriz regresa a la electrónica más pura que ha caracterizado gran parte de su trayectoria. Lo hace de la mano de Raúl Santos, uno de sus colaboradores habituales.

El resultado es un trabajo donde la artista se adentra en sonoridades más minimalistas y cercanas a la denominada indietrónica.

Najwa no ha dejado su trabajo en el cine. En los próximos meses la veremos en 10.000 noches en ninguna parte, su nuevo trabajo junto a Ramón Salazar (Piedras), y The Wine of Summer, donde comparte pantalla con Elsa Pataky y Sonia Bragas.

 

Entrevista Julio Vallejo | Coveritmedia

Profesor Lazhar aborda la muerte en la escuela

Educación, inmigración y muerte. Esos tres temas son la base de ‘Profesor Lazhar’, el filme canadiense que compitió por la estatuilla de Mejor Película de Habla no Inglesa en la pasada edición de los premios Óscar.

El largometraje de Philippe Falardeau se abre con el trágico ahorcamiento de una maestra en su propia clase y muestra las consecuencias que tiene el terrible suceso entre sus jovencísimos alumnos.

La tragedia también está presente en su protagonista, Bashir Lazhar, el maestro encargado de sustituir a la profesora suicida. Exiliado argelino en Canadá, su vida se encuentra marcada por el fallecimiento de su esposa, una mujer asesinada por motivos políticos.

“La muerte en la escuela era un asunto que me parecía dramáticamente fuerte y que no se ha retratado en el cine. Además, quería mostrarlo como un espejo de la violencia política que sufren los emigrantes y de la desesperación de la persona que se ahorca y lanza esa desesperación a los rostros de los niños”, confiesa el realizador.

El filme aprovecha también el marco educativo para tratar temas candentes en la enseñanza primaria como la libertad de cada docente para impartir sus clases o el excesivo celo en el contacto físico entre profesores y alumnos.

| Entrevista por Julio Vallejo para Coveritmedia.

El culebrón terrorífico de Tim Burton

`Sombras tenebrosas´ es una película que queda reducida a un cruce antinatura entre la serie de televisión `Revenge´ y `La familia Addams´. Un plato que puede gustar a los espectadores de multisala, aunque decepcionará a los seguidores de Tim Burton. 


El director Tim Burton y el actor Johnny Depp forman una de las parejas artísticas de más éxito del séptimo arte. Ambos comparten cierta pasión por lo bizarro y lo extraño, que han convertido en casi una marca de fábrica. Sin embargo, sus primeros y arriesgados proyectos han dado paso a otros más acomodaticios y menos logrados.

Sombras tenebrosas, su octavo trabajo juntos, forma parte de esta cuesta abajo en la colaboración entre el famoso cineasta y la estrella de Hollywood. La película es la adaptación de Dark Shadows, una serie de televisión que emitióla cadena ABC entre finales de los 60 y principios de los 70.

El espacio creado por Dan Curtis se caracterizó por incorporar elementos góticos a las intrigas familiares habituales en cualquier culebrón. Poco a poco, los aspectos fantásticos se fueron haciendo cada vez más importantes en los guiones protagonizados por el clan de los Collins.

En busca de unas mayores audiencias, los creadores de la serie decidieron incluir  el personaje  de Bárnabas Collins, el patriarca vampiro de tan singular familia. Pronto, el nuevo protagonista se convirtió en el gran atractivo de un espacio que forma ya parte de la cultura popular norteamericana.

Burton y Depp, fans de la serie original, no han perdido la ocasión de arriesgarse a llevar al cine este clásico de la pequeña pantalla. Lo han hecho con la ayuda de uno de los guionistas y escritores que más saben de terror en la actualidad: Seth Grahame Smith, el autor de pastiches como Orgullo y  prejuicio y zombis o Abraham Lincoln, cazador de vampiros.

El resultado es una insatisfactoria mezcla de terror, melodrama familar, referencias pop y el humor bizarro característico de la mayoría de los personajes que Depp ha encarnado a lo largo de su carrera.

Burton acierta en un prólogo donde se nos cuenta los orígenes de Barnabas Collins, un hombre convertido en vampiro por una bruja celosa del amor que el patriarca sentía por otra joven. Sin embargo, patina cuando decide despertar al chupasangres dos siglos después, en plenos años 70.

Es entonces cuando Burton y Grahame Smith prefieren centrarse en los esfuerzos del personajes por restablecer el poder de los Collins  y vengarse de la persona que le convirtió en un monstruo antes que ceñirse a la historia de amor entre el patriarca del clan y la niñera que vive en la mansión familiar, reencarnación de la que fuera su amada.

La película se convierte así en un cúmulo de tramas que no acaba de funcionar. Como buen culebrón hay traiciones, sexo y muertes, aunque poco de lo que ocurre en pantalla interese verdaderamente.

Burton y Depp lo bañan todo con su peculiar humor bizarro, pero sin lograr que la película destaque por sus momentos cómicos. Tampoco el numeroso reparto, donde destaca la poderosa presencia de una madura Michelle Pfeiffer, acaba de brillar en unos personajes que son poco más que monigotes.

Queda, eso sí, la habilidad del cineasta estadounidense para crear atmósferas siniestras, aunque resulte un escaso consuelo para el responsable de maravillas como Eduardo Manostijeras, Ed Wood o Pesadilla antes de Navidad, la cinta de animación que realizó junto a Henry Selick.

En definitiva, Sombras tenebrosas queda reducida así a un cruce antinatura entre la serie de televisión Revenge y La familia Addams. Un plato que puede gustar a los espectadores de multisala, aunque decepcionará a los seguidores de Tim Burton.

| Crítica de cine de Julio Vallejo para Coveritmedia.

 

David Trueba regresa a su Madrid de 1987

David Trueba estrena ‘Madrid, 1987’, una película de buenos diálogos, que empareja a una joven periodista (María Valverde) y un veterano articulista (José Sacristán). El filme, el único español en competición en el Festival de Sundance, contó con un bajo presupuesto ajustado a estos tiempos de crisis. No obstante, Trueba asegura que esta fórmula no es extensible a toda la industria, porque el cine español debe contar con proyectos de todos los tamaños. «El cine es el mejor Ministerio de Asuntos Exteriores que un país puede tener», concluye.

| Entrevista de Julio Vallejo para Coveritmedia.