Siete retratos íntimos sobre La Habana


`7 días en La Habana´ es una película coral de siete directores iberoamericanos, que nos muestran en cada uno de sus cortos un retrato personal de Cuba. Gaspar Noé, Juan Carlos Tabío, Elia Suleiman y Laurent Cantet presentan cuatro historias íntimas, gracias a su cercanía con la ciudad caribeña.

El resto del equipo, formado por Benicio del Toro, Pablo Trapero y Julio Medem, lleva a cabo historias “desde fuera”. Todos ellos rompen los tópicos habituales sobre la isla, de la mano del escritor Leonardo Padura.

“A mí, lo que más me ha gustado de todo es que me han invitado a mirar Cuba. Lo más interesante para los que no somos de allí e hicimos la película de fuera adentro es la gente”, explica el director español Julio Medem.

Siete historias para los siete días de la semana, que conforman la película. Cuentan los directores que se vivió el espíritu cubano al máximo. Nada funcionaba, pero todo terminaba haciéndose.

El anecdotario que deja la cinta es también amplio. Desde la negativa de Woody Allen y Martin Scorsese a interpretar al personaje que, finalmente, encarnaría Emir Kusturica, al debut como director de Benicio del Toro.

“Benicio del Toro es la primera vez que dirige. Recuerdo el día en que llegué a La Habana para empezar el rodaje. Le pregunté qué tal te va como director. Y me dijo: hay que hablar mucho; me he pasado todo el día hablando con todo el mundo”, recuerda el actor cubano Vladimir Cruz.

7 días en La Habana se distribuirá en 25 países, incluido España, El equipo del filme también espera poder proyectarla en Estados Unidos, donde, por el momento, se mantiene el embargo.

Reportaje Julio Vallejo | Mónica Moyano | David González para Coveritmedia

Elena Anaya: “No soy la musa de Medem”

Elena Anaya ha dado lo mejor de sí en películas “serias” como `Familia´ o `Lucía y el sexo´. Ahora nos sorprende con `Cuenta atrás´, un thriller francés donde da vida a una mujer embarazada secuestrada por unos criminales. Anaya ganó el Premio Forqué a la mejor actriz y pugna por el Goya 2012 en esta categoría por `La piel que habito´(Pedro Almodóvar).

Mesrine y Cuenta atrás son dos thrillers que has rodado en Francia; ¿por qué tanto cine de acción galo? ¿Te fascina el género?

No lo sé. Ha coincidido. Me fascina el cine francés, aunque hay géneros que me gustan más que éste. De momento, han llegado estos dos proyectos. Tanto Mesrine como Cuenta atrás tenían unos guiones extraordinarios y con un personajes apetecibles y extraordinarios. A pesar de repetir una y otra vez que no hablaba nada francés, fueron los directores los que insistieron que fuera a Francia a rodar.

¿Qué diferencias encuentras a la hora de trabajar para la industria americana o el cine francés y español?

Normalmente, he hecho películas pequeñas en todas partes. Por ejemplo, Habitación en Roma fue una película muy pequeña, sin casi presupuesto, en un único decorado en Argüelles y una única noche de rodaje en Roma. Lo hicimos en condiciones muy precarias. La peli se estrenó y no ha ido bien en taquilla. He hecho otras películas pequeñas en Hollywood que tampoco se han estrenado. En Inglaterra, he hecho una película con Gary Oldman no tan pequeñita que tampoco lo ha hecho por problemas legales entre productores, directores y exhibidores. No se hacen mejores películas fuera de España que aquí. Me parece que en Francia si se defiende más el cine francés que aquí. Se quiere más lo autóctono, lo del lugar. En España parece que si alguien le va bien tiene que ser muy prudente, porque a lo mejor a alguno puede interesarle que no sea así.

¿Qué película crees que te abrió las puertas de Hollywood?

Lo que me llevó a hacer la primera película en Hollywood fue Lucía y el sexo. Esa peli se vio en medio mundo y gustó mucho. Aunque era un personaje pequeñito, la gente se quedó con él.

¿Te sientes musa de Julio Medem?

Medem es un autor con un mundo personal apabullante y muy especial. Yo he tenido la suerte de conocerle, de entenderle muy bien y saber lo que estaba hablando en cada proyecto. Creo que eso es muy importante, porque tienes que encontrar el color exacto de toda su paleta para terminar de contar la historia sin cambiar de tonalidad. Creo que no soy una musa de Medem, aunque se lo tendrías que preguntar a él. Para mí las dos películas que he hecho con él han sido dos retos. No han sido fáciles, sobre todo la segunda, Habitación en Roma, por la fragilidad del personaje y por la cantidad de capas que tiene. Ella parece muy segura de sí misma, aunque según avanza la historia sientes que es un ser quebrado.

¿Qué te queda por hacer en el mundo del cine?

Más adelante, me gustaría mover mis propios proyectos. Ahora leo cosas que me gustaría llevar adelante. Quizá no tenga madera de productora, pero sí me gustaría apoyar a gente de alguna manera.

Has trabajado con Antonio Banderas en La piel que habito. Él es un actor que ha pasado a la producción con su compañía Blue Moon. ¿Cómo ha sido trabajar con él? ¿Le has comentado en alguna ocasión tu propósito de impulsar económicamente tus propios proyectos?

Antonio me parece una de las personas más bellas que he conocido en mi vida. Como compañero, actor y amigo es elegante, digno y responsable como él solo. Me lo he pasado muy bien con él. Es un hombre con un gran sentido del humor y muy cuidadoso. Estoy también muy contenta con Antonio, porque va a producir la próxima película de Gabe Ibáñez, el director de Hierro. Yo he estado un poco de madrina para unirlos a ambos. Comienzan la preproducción en junio.

¿Qué se siente al ser chica Almodóvar por segunda vez?

Se siente una alegría y una satisfacción muy grande al recibir una llamada de un realizador que admiro no sólo como autor, sino también como persona.

 

Entrevista de @jvallejoheran para coveritmedia.com