Catherine Deneuve y Gérard Depardieu. Potiche, mujeres al poder

Catherine Deneuve defiende la opción de ser ama de casa

La estrella francesa interpreta en “Potiche, mujeres al poder” a una ama de casa que se rebela contra su marido para dirigir una fábrica y participar en política.

Catherine Deneuve es todavía una de las grandes estrellas del cine francés a sus muy bien llevados 67 años. Uno de sus últimos trabajos, “Potiche, mujeres al poder”, película que se estrena este 25 de marzo, ha sido uno de los éxitos de la cartelera gala en 2010.

Como si quisiera alejarse de la imagen de mujer fría que le ha perseguido durante toda su carrera, la intérprete se atreve en su nueva película con una entrañable ama de casa de los años 70 que toma las riendas de la fábrica dirigida por su marido, cuando esté pierde el control y cae enfermo. Lejos de amilanarse, la hasta entonces domesticada madre y esposa se atreverá incluso a dar el salto a la política.

Con un casi permanente cigarrillo en los labios y una simpatía nada forzada, la actriz se ha pasado por Madrid para promocionar un filme que le ha dado muchas alegrías.

Poder femenino
Mientras da una calada a uno de sus finos pitillos en el jardín del madrileño hotel Santo Mauro, Deneuve admite que ha utilizado como referencia para su personaje en “Potiche, mujeres al poder” a varias mujeres francesas que, de una u otra forma han estado relacionadas con el poder.

“Con el director hablé de posibles modelos como Ségolène Royal o de algunas mujeres en la vida de Jacques Chirac o George Pompidou, pero no seguimos ningún en particular”, reconoce. No obstante, aunque su rol en el filme se rebele contra su papel de ama de casa, la estrella gala cree que es totalmente respetable que haya personas que sólo quieran dedicarse a las labores domésticas.

“Me parece fenomenal que haya mujeres que se realicen quedándose en casa y cuidando a sus hijos”, confiesa durante su visita promocional a Madrid. Después puntualiza: “Lo importante es que la mujer tenga derecho a elegir, a optar por lo que ella quiera”, dice.

Gérard Depardieu
“Potiche. Mujeres al poder” ha permitido que la estrella francesa se reencuentre con otro mito cinematográfico de nuestro país vecino: el gran Gérard Depardieu. Ambos ya han coincidido varias veces en pantalla, aunque ésta sea la primera ocasión que les vemos bailar música disco.

La actriz francesa recuerda con cierta ironía ese momento del filme: “Tuvimos ciertos problemas a la hora de rodar esa escena, porque no habíamos ensayado demasiado y Gérard Depardieu estaba –digámoslo así- exuberante, y se cansaba mucho. François [Ozon] no quería hacer una escena al estilo de las comedias musicales americanas, aunque sí que tuviera cierto encanto. Fue muy divertido”.

Casi como quien no quiere la cosa, la actriz se descuelga con un comentario sobre el orondo actor francés: “Con Gérard Depardieu siempre es bueno filmar rápido, porque es muy impaciente”.

Buñuel y Lars Von Trier
Figura clave del cine de autor de los últimos 50 años, Deneuve siempre será recordada por su intervención en “Tristana” y “Belle de jour”, dos de las obras claves del español Luis Buñuel.

“Era divertido pero sombrío, aunque no pueda hablar de una relación de amistad”, rememora la intérprete sobre su trato con el cineasta aragonés. A continuación precisa: “Era un hombre muy severo, que tenía mejor relación con los actores que con las actrices”.

No obstante, las nuevas generaciones de cinéfilos quizá recuerden a la estrella francesa por su participación en “Bailar en la oscuridad”, donde era una trabajadora que intentaba ayudar a su desgraciada compañera, interpretada por una entregada Björk.

Su intervención en el filme de Lars von Trier parece fruto de su empeño por trabajar con el genio danés. Así lo reconoce la actriz entre sorbo y sorbo de café expreso.

“Después de ver ‘Rompiendo las olas’, que me encantó, le escribí para decirle que si se pasaba por Francia, como parte de la película que se rumoreaba que le llevaría durante dos años por varios países europeos, me encantaría conocerle”, explica.

“Él me contestó que se había olvidado de ese proyecto, pero que sí iba a filmar un musical con canciones de Björk. Me comentó que tenía un papel para el que había pensado en una intérprete negra y norteamericana, aunque también podía hacerlo una actriz blanca y francesa. Así fue cómo surgió todo”, añade la actriz.

Película favorita
Con un voluminoso currículum de más de 100 títulos, donde sobresalen sus películas para directores como Roman Polanski, François Truffaut, Luis Buñuel o Tony Scott, la protagonista de “Repulsión” se muestra remisa a desvelar cuál es la película favorita de su filmografía.

Sin embargo, reconoce que “Los paraguas de Cherburgo” -el largometraje de Jacques Demy con el que saltó a la fama- fue muy importante, porque le abrió los ojos al cine.

Allí, en el firmamento de estrellas de la gran pantalla, sigue casi cuatro décadas después de aquel mítico musical francés. Esperemos que sea por mucho tiempo.

Reportaje de @jvallejoheran para coveritmedia.com