El primer colectivo de mujeres fotógrafas de Oriente Próximo

La Primavera Árabe trajo aires de cambio políticos y sociales. Una de las lecciones aprehendidas de aquellas revueltas fue que la unión hace la fuerza. Fruto de esta filosofía nace Rawiya, el primer colectivo de mujeres fotógrafas de Oriente Próximo, formado por un conjunto de profesionales que se conocieron documentando, precisamente, las revoluciones árabes.

Tanya Habjouqa. Nacida en Estados Unidos y educada en Jordania, comenzó su carrera documentando las comunidades de emigrantes mejicanos y la pobreza urbana antes de regresar a Oriente Próximo.

Justo un año antes de las revueltas, en 2009, Newsha Tavakolian viajó a Beirut y coincidió con Tamara Abdul Hadi y Dalia Khamissy. Surgió así la idea de crear un colectivo de fotógrafas. Enseguida aparecieron los nombres de otras colegas, Tanya Habjouqa y Laura Boushnak, conocidas por el trabajo que realizaban en la zona.

Estos primeros encuentros y muchas conversaciones por Skype consolidaron el grupo. Posteriormente, contactaron con Myriam Abdelaziz, fotógrafa que destacaba por su trabajo sobre la revolución egipcia.

Esta fue la génesis de Rawiya. El nombre significa “ella, la que cuenta la historia”. Hoy es el primer colectivo fotográfico de mujeres de Oriente Próximo. Con sus fotos, quieren presentar una visión de la zona desde dentro y transmitir una visión local del proceso de cambio que vive la región.

Rawiya reflexiona sobre temas políticos y sociales como la guerra, los refugiados, la marginación o la homosexualidad, pero no quiere olvidar la belleza y sentido del humor propio de su cultura. En definitiva, combaten los estereotipos y ofrecen una nueva perspectiva.

Las herramientas de Rawiya son los foto-ensayos, fotografías que documentan historias cotidianas que los grandes medios no cubren habitualmente.

Tanya Habjouqa. Es conocida por su trabajo de género sobre derechos humanos. Documenta los problemas que enfrenta la comunidad LGTB en Jerusalén. Así como también realiza trabajos sobre drogodependencia y sobre abuso que sufren las trabajadoras domésticas emigrantes en Jordania.

“Es lo que estábamos haciendo cada una de nosotros por separado, pero pensamos que uniendo fuerzas podríamos arrojar más luz sobre las historias que contamos. La unión hace la fuerza, como nos gusta recordar en Rawiya”, nos cuenta Dalia Khamissy.

El interés por este primer colectivo de fotógrafas de Oriente Próximo ha sido notable desde que comenzaron su andadura hace unos meses han sido invitadas a presentar su trabajo en Dubai, Kuwait, Estados Unidos, Londres, Suecia…

El colectivo también prepara la edición de una revista donde poder plasmar distintos temas con la visión local de cada una de las zonas de Oriente Próximo.

Laura Boushnak. Fotógrafa palestina, nacida en Kuwait, su trabajo cubre un amplio espectro desde la fotografía de guerra hasta trabajos experimentales creativos con temática muy diversa, que engloban desde las mujeres árabes y la educación a la escena underground gay de Beirut.

A pesar de haber conseguido llegar a nuevas audiencias, lo que realmente les ilusiona es ser fuente de inspiración para el boom de fotógrafos que han surgido desde el Norte de África a Oriente Próximo en los últimos años.

Dalia Khamissy. Nacida en Beirut comenzó su carrera trabajando como editora gráfica para la agencia de noticias Associated Press.

“Hay una oleada de fotógrafos de Oriente Próximo que están irrumpiendo con fuerza, y nos alegramos de formar parte de este movimiento”, nos cuenta Tanya Habjouqa.

“Tenemos una oportunidad de usar estas plataformas artísticas para contrarrestar la visión, a menudo negativa, sobre la zona con historias nuevas, con una visión interna más fresca. Nos interesa retratar temas sociales, pero también celebrar el sentido del humor y las tradiciones, que, a veces, son omitidas”, prosigue Habjouqa.

Myriam Abdelaziz. Después de ser nombrada en 2009 como uno de los 25 fotógrafos emergentes de Estados Unidos por la Fundación Magenta, decidió regresar a Egipto para investigar sus orígenes y la realidad de la región. Su trabajo traspasa las barreras culturales y busca nexos de unión entre las distintas culturas.

Rawiya se plantea su futuro a corto plazo compartiendo historias de la región. Más adelante, esperan ampliar el grupo con nuevas componentes dentro de las muchas fotógrafas profesionales que trabajan en Oriente Próximo.

A largo plazo, quieren convertirse en un punto de referencia para fotógrafos, periodistas y artistas con un interés en Oriente Próximo, que les permita romper con las fronteras sociales y poner de manifiesto una perspectiva distinta sobre la región.

Newsha Tavakolian. Fotógrafa auto-didacta nacida en Teherán comenzó su carrera a los 16 años trabajando para el diario femenino Zan. Posteriormente ha trabajado en 9 diarios reformistas más, todos ellos clausurados.

Actualmente, Myriam Abdelaziz reside entre El Cairo y Nueva York; Tamara Abdul Hadi y Dalia Khamissy, en Beirut; Laura Boushnak, en Sarajevo; Tanya Habjouqa trabaja en Jerusalén Oriental; y Newsha Tavakolian, en Teherán. | Mónica Moyano para Coveritmedia.