Miguel Ángel Silvestre: “Brinco es un animal apaleado”

El realizador José Luis Cuerda regresa al cine con `Todo es silencio´, adaptación de la novela homónima del escritor gallego Manuel Rivas. El contrabando de tabaco y el tráfico de droga funcionan como el telón de fondo de un filme que combina el drama sentimental con elementos del thriller.

La película cuenta la particular relación que se establece entre dos hombres y una mujer gallegos desde la adolescencia hasta la madurez. Miguel Ángel Silvestre y Quim Gutiérrez encarnan a dos de los protagonistas masculinos del largometraje, mientras que Celia Freijeiro interpreta a la mujer que ambos aman y Juan Diego a un señor de la droga que controla todo un pueblo.

“Para mí Brinco es una persona que ha sufrido mucho. Es un animal apaleado que se siente muy solo y que tiene mucho miedo a estar solo”, explica Miguel Ángel Silvestre, sobre su personaje Brinco, la mano derecha del narcotraficante Mariscal.

“Desde su infancia, Brinco ve cómo Mariscal compra el amor de su madre y cómo su padre se lo permite. Es un niño que crece viendo eso y odia profundamente el personaje del poder, pero lo empieza a necesitar en su vida para sentirse seguro”, añade el actor.

Precisamente, en Todo es silencio, Juan Diego simboliza, con su personaje Mariscal, a un señor de la droga gallego que evoluciona desde el contrabando de tabaco al narcotráfico.

“El tabaco mata también, pero no sabíamos que había otra cosa que mata más todavía, que es la otra droga. Aquella cosa que era vox populi en el que las mujeres participaban de una manera doméstica pasó a ser el silencio popular”, dice Juan Diego en referencia al título del filme.

| reportaje de Julio Vallejo para Coveritmedia.